La final del Iberian Padbol Tour, un duelo de titanes que terminó con Juan Alberto Ramón y Aquiles Muñoz como vencedores

Barceló y Suau no han podido con Juanal y Aquiles. En una final de vértigo, los últimos se hicieron con el primer puesto en la fase final del Iberian Padbol Tour 2021.

La jornada comenzó con los partidos de semifinales de las tres categorías. En 2ª B se enfrentaron Padbol Sintra contra Padbol Tenerife y Padbol Huelva contra Padbol Elche. En 2ª División, los dos encuentros de semifinales fueron Padbol Sintra contra Padbol Huelva y Padbol Gijón contra Padbol Lebrija.

En categoría Pro, Fide Santiago y Aitor Vives se midieron con Miguel Barceló y Pep Suau, en un partido de alto nivel, que terminó con la segunda pareja clasificada para la final. La otra semifinal enfrentó a Iñaki Iniesta y Kevin Román contra el campeón del mundo, Juan Alberto Ramón, y Aquiles Muñoz.

La final empezó a disputarse alrededor de las 12.00 del mediodía (hora portuguesa). En 2ªB, un emocionado Padbol Sintra se hizo con la victoria, mientras que, en 2º División, el triunfo fue para los asturianos de Padbol Gijón. Los gijoneses no solo demostraron su superioridad en el partido, sino también una calidad deportiva muy notable. Y es que el pasado mes de julio, el equipo decidió formarse con el jugador de la categoría Pro, Fide Santiago, y desde ese momento, su técnica en el juego ha experimentado un cambio muy positivo que, sin duda, tiene mucho que ver con haber llegado a ser campeones.

Una vez resueltas estas dos finales, se hizo el silencio en la pista 1 de PadCenter. Empezaba el duelo de titanes, la lucha de gigantes, la gran final. Nadie quería perdérselo.

A un lado de la pista, Suau y Migue. Al otro, Juanal y Aquiles. El espectáculo estaba asegurado y no defraudaron. Regalaron un partidazo de tres sets (6-4, 5-7, 6-1) más que disputados. Si en algún momento se podía pensar que Suau y Migue podían dar el partido por perdido, lo remontaban con un nivel táctico solo igualable por sus contrarios.

La tensión del partido solo bajó cuando se acabó, momento en el que los cuatro, adversarios en la pista, pero amigos fuera de ella, se felicitaron mutuamente, demostrando una vez más la deportividad, el respeto y la admiración con la que saben competir los mejores.

Menú